El Movimiento de Militares Objetores de Conciencia (MOC), encabezado por el General de Brigada Rafael del Pino Díaz rechazaron las amenazas contra los cubanos, vertidas por un alto funcionario del Tribunal Supremo Popular en un reciente programa de televisión y reiteraron el llamado a sus compañeros de armas para que no disparen contra el pueblo.

El fiscal José Luis Reyes Blanco, jefe de departamento en la Dirección de Procesos Penales de la Fiscalía General de la República (FGR) amenazó a cubanos en un espacio de la televisión oficialista, invocando el artículo 4 de la Constitución, que establece el uso de las armas para combatir a los opositores al socialismo.


Los cubanos tienen el derecho constitucional de acudir a las armas para combatir a los opositores al socialismo que pretendan cambiar el orden establecido según el Artículo 4 de la nueva Constitución. Basados en ese artículo, fiscales y voceros de la dictadura pretenden amenazar a quien manifieste su rechazo a la represión y la hambruna.

Nadie va a cambiar el socialismo, porque ellos ya lo derribaron para establecer un estado mafioso. Sin anunciarlo ni reconocerlo, derrocaron el orden socialista.

Aquel socialismo era un estado totalitario estalinista, represivo y policiaco, pero para sostenerse también usaba los subsidios soviéticos para cumplir aunque fuese malamente con algunos compromisos sociales básicos (empleo, canasta subsidiada, educación, atención medica). Aquel estado lo remplazaron con un nuevo estado mafioso, igualmente represivo, pero en el que toda riqueza va para quienes controlan GAESA y para la población la “orientación de arriba” es sálvese el que pueda. Más bien “sálvense si es que pueden” porque este nuevo estado mafioso tampoco reconoce ninguna libertad económica a los ciudadanos para que prosperen por sí mismos.

Violaron su Constitución. Cambiaron subversivamente el orden establecido.  ¿Podemos entonces los cubanos acudir a las armas y sacarlos del poder? ¿Ese es nuestro derecho y deber constitucional, si o no? Lo que no es deber constitucional de ningún cubano es defender con las armas la existencia del nuevo estado mafioso.

A nuestros hermanos de armas les recordamos que las FAR no se crearon para servir un estado mafioso. No deben obedecer órdenes criminales y anticonstitucionales. ¡No se embarren con la sangre del pueblo!