Cuba hoy no es capaz de producir carne avícola, ni ningún otro alimento proteico clave en cantidades suficientes para la población.

Las tripas, gallinas ‘decrépitas’ y los restos se los comen ustedes. Al final somos nobles porque aguantamos como bestias».

Así reaccionó Yunior Morales, locutor  de la radio y la TV cubanas, en su muro de Facebook, a la falta de respeto del ministro de la Industria Alimenticia, Manuel Sobrino, quien regañó a los cubanos por quejarse tanto de la escasez de alimentos cuando su ministerio está produciendo más croquetas de tripas de “gallinas decrépitas” (así se denominan en términos avícolas las gallinas ponedoras ya viejas a punto de morir).

🇨🇺 Sin rodeos, voy directo y si perdiera mi trabajo ya me las arreglaré:

Respeto para el pueblo cubano. Las tripas,…

Posted by Yunior Morales on Friday, September 11, 2020

Su ministerio también es responsable de la muerte de casi 30,000 vacas en los primeros seis meses de este año, más de la mitad por desnutrición. Se las confiscan a los campesinos que las cuidan y producen leche, quesos y otros productos para luego dejarlas morir a manos de un sistema agropecuario estatal fracasado,

Deberían preguntarle a Raúl y Mariela Castro, a Díaz-Canel, Machado Ventura,  Ramiro Valdés, al generalato y a los miembros del Buró Político y sus familiares si ellos comen tripas de gallinas viejas y no pollo asado al horno, filete de carne de res, pierna de cerdo asada, langostas y camarones, entre otras exquisiteces preparadas por sus chefs particulares.

Cuba importa el 97.4% de la carne de pollo que consume

Es bochornoso pero Cuba hoy no es capaz de producir carne avícola, ni ningún otro alimento proteico clave en cantidades suficientes. De las 317,000 toneladas de pollo consumidas en 2018 (no hay cifras de 2019) el país solo produjo 8,200 toneladas de carne básicamente obtenidas del sacrificio de “gallinas decrépitas”. Las otras 308,800 toneladas de pollo fueron importadas a un costo de unos $290 millones de dólares, según los precios ese año.

Desde los años 80 Cuba no produce carne de pollo de engorde. No tiene divisas para importar pienso. Y hasta las gallinas viejas a sacrificar están disminuyendo. Norberto Espinosa, burócrata del Ministerio de Agricultura (MINAGRI), informó que hasta el 19 de mayo de 2020 se habían producido  nacionalmente “1, 098 toneladas, cifra muy pequeña ante las 300,000 toneladas de este  producto que Cuba importa…”

A ese ritmo se habría producido el 0.9% de lo que necesita el país. Habría que importar más de 300,000 toneladas, pero no hay dinero para eso. Eso acerca más el espectro de una hambruna.

Antes de 1959 Cuba se autoabastecía de carne de pollo

Qué contraste tan abrumador. Antes del castrismo Cuba exportaba alimentos y se autoabastecía totalmente de carne de pollo, y de carne de res, de cerdo, pescados y mariscos,  leche, frutas, viandas, hortalizas, huevos, café y tabaco.  Ocupaba el primer lugar en América Latina en consumo de pescado y el tercero en consumo de calorías, con 2,682 diarias.

El país producía el 75-80% de los alimentos que consumía. Hoy es al revés, produce el 20%-25%. Cuba importa hoy el 97.4% del pollo que se consume. ¡Gracias, Fidel y Raúl!

El 86% del pollo lo provee el “imperio” y los dólares para comprarlos los “gusanos” exiliados

Desde 2000, cuando el Congreso autorizó la venta a Cuba de alimentos y medicinas, el “imperio” es el mayor proveedor de pollo congelado a Cuba (86%), muy por encima de Brasil, en proporción de ocho toneladas de EEUU por cada una del país sudamericano.

Entre 2000 y 2019 EEUU exportó a Cuba 2.3 millones de toneladas de carne de pollo por un valor de casi 2,000 millones de dólares ($1,944 millones), según estadísticas de Washington.

Y un “detallito” final. Cuba lo compró a EEUU en junio y julio de este año a 82 centavos el kilogramo pero el régimen vende en las shopping un kilo de pechuga en $7.40 dólares. Un precio 9 veces mayor de lo que costó que la mayor parte de los cubanos paga con el dinero que envían sus familiares “gusanos” que marcharon al exilio.

¿De qué “bloqueo” habla entonces la élite de poder militar?