Decenas de turistas británicos atrapados en lo que describen como un «horrible» hotel en la Isla están reclamando a la agencia Thomas Cook, que gestionó las reservas, que les permita regresar a casa.

Charles Powell, de 74 años, uno de los turistas, dijo al diario británico Daily Mail que está «desesperado» después de pasar casi una semana en el resort Sol Río de Luna y Mares, en Playa Esmeralda, Holguín, una instalación que pertenece a una de las marcas del grupo español Meliá.

La esposa de Powell, Johanna, de 73 años, ha enfermado de neumonía. Su cónyuge atribuye el padecimiento en gran parte a la humedad y el moho en la habitación que les ha tocado.

El vacacionista, exdirector de una empresa en Suffolk, se quejó ante el turoperador. Sin embargo, fue «peloteado» entre la oficina de Thomas Cook en el Reino Unido y su representación en Cuba.

«Sentimos que estamos en la cárcel. He hablado con unos 30 turistas británicos, de quizás unos 100 que están aquí, y todos se quejan de las mismas cosas. Estamos desesperados», declaró Powell a la edición online del medio.

«Nuestra habitación no tenía agua caliente, las instalaciones eléctricas estaban rotas, había salideros, humedad y moho, y mi esposa tiene ahora una enfermedad grave», lamentó.

«También hay mucha intoxicación alimentaria», añadió. Afirmó que «un gran número de personas están enfermas, debilitadas, desgastadas y decepcionadas» y calificó su estadía como «repugnante y horrible».

Powell dijo que la respuesta de Thomas Cook ha hecho que los huéspedes del complejo estén «muy, muy enojados» y ha provocado que la mayoría de ellos no quieran volver a reservar sus vacaciones con la compañía.

«Esta es una crisis y necesita atención urgente, pero Thomas Cook no está haciendo nada», sostuvo. «Hay personas viajando a este complejo desde Gran Bretaña en este momento, en dirección a este desastre», advirtió.

«El director ejecutivo debe ser informado de esto y deben resolverlo inmediatamente», demandó.

Powell aseguró que no se conformará con un reembolso, sino que reclamará una compensación. Se quejó además de que él y su esposa están ahora en una habitación con el aire acondicionado atascado en una temperatura muy baja, a pesar de que el médico le dijo a la enferma «que no debe estar en una habitación fría».

«Queremos que nuestros clientes tengan el mejor tiempo posible en vacaciones, así que lamentamos escuchar la experiencia del Sr. Powell», dijo un portavoz de Thomas Cook al Daily Mail.

«Arreglamos un alojamiento alternativo para el señor Powell y su esposa, que ellos han aceptado. Como siempre, investigaremos a fondo este caso y los comentarios de los demás clientes», defendió.

El Sol Río de Luna y Mares es el mismo hotel donde el año pasado una pareja británica vio frustrado su sueño de casarse en Cuba, cuando el falso techo del vestíbulo se desplomó sobre sus cabezas, dejándolos atrapados a ellos y otros asistentes a la boda.