“Cuba decidió ser libre y contra eso no hay decreto, persona, ejército que pueda”

VER INFORME COMPLETO

En el mes de agosto se registraron 297 protestas públicas, en Cuba, una prueba de que la ola represiva posterior a la rebelión nacional del 11 de julio en la isla no consiguió desaparecer las demostraciones de inconformidad, reporta hoy en su evaluación mensual el Observatorio Cubano de Conflictos (OCC).

El mes de julio no se toma como referencia comparativa por haber sido el marco de un acontecimiento inusitado en los 62 años del castrismo en el poder: un levantamiento popular que convocó simultáneamente a 187.000 cubanos y totalizó 584 protestas públicas.

Sin embargo, bajo la tensa calma impuesta por la represión masiva las protestas continuaron creciendo en agosto, con 48 más que en junio (249), a razón de 9 diarias. La tendencia a crecer cada mes se ha mantenido desde que el OCC comenzó a contabilizarlas en septiembre de 2020. Desde entonces se han registrado 2.109 de estos actos contestatarios

Al desglosarlas por su motivación el “conflictómetro” de agosto identifica 175 demostraciones vinculadas a la exigencia de derechos económicos, sociales y culturales, y 122 relacionadas con derechos políticos y civiles. El Observatorio atribuye la preponderancia de las primeras al malestar de la población ante el colapso precipitado por la pandemia del muy elogiado sistema de salud pública de Cuba. De las 175 protestas por derechos económicos, sociales y culturales, 159 de estas fueron generadas por la imprevisión y mal manejo de la crisis del Covid19 por parte del gobierno.

Comenta que las numerosas demandas de los cubanos alrededor de este tema encierran un alto significado político, al poner al desnudo a una oligarquía que a través del grupo militar-empresarial GAESA maneja la mayor parte del ingreso anual en divisas y no lo entrega al gobierno para impulsar el desarrollo, la producción de alimentos y medicinas o el equipamiento y avituallamiento del sistema de salud nacional.

El “conflictómetro” de agosto toma nota del amplio arsenal de medidas represivas contra la población desplegado en los últimos dos meses. Este ha incluido detenciones masivas arbitrarias, desapariciones forzadas, juicios sumarísimos, retención domiciliaria, golpizas, torturas, amenazas de secuestro a activistas radicados en el exterior y de retirar la patria potestad a manifestantes en el interior, militarización de las poblaciones y restricciones a la libertad de movimiento a nivel local, municipal y provincial.

No obstante ─señala el informe mensual del OCC─ “cuando las personas son llevadas masivamente a una situación existencial extrema en que pueden morir por falta de atención médica y alimentos, el terror ya no resulta eficaz para inmovilizarlas”.   Advierte que “hoy la represión no es solamente contra opositores y periodistas independientes sino contra ciudadanos corrientes”, y cita estas palabras del artista Ariel Maceo: “Cuba decidió ser libre y contra eso no hay decreto, persona, (o) ejército que pueda”.

VER INFORME COMPLETO