En el llamado “Memorándum presidencial de seguridad nacional para el fortalecimiento de la política de los Estados Unidos hacia Cuba”, se estipula que está prohibido el envío de remesas a Cuba a las siguientes personas por familiares desde Estados Unidos:

(…) ministros y viceministros, miembros del Consejo de Estado y el Consejo de Ministros; miembros y empleados de la Asamblea Nacional del Poder Popular; miembros de cualquier asamblea provincial; jefes de sector locales de los Comités de Defensa de la Revolución; directores generales y subdirectores generales y otros de mayor rango en todos los ministerios y organismos estatales cubanos; empleados del Ministerio del Interior (MININT); empleados del Ministerio de Defensa (MINFAR): secretarios y primeros secretarios de la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC) y los sindicatos que la componen; directores, editores y segundos editores de instituciones y programas de los medios de comunicación controlados por el Estado, incluyendo diarios, televisión y radio; y miembros y empleados del Tribunal Supremo.

Estas regulaciones están plenamente vigentes.

No es un castigo por sus ideas políticas. Tienen derecho a pensar como deseen y ser respetadas sus creencias. Es un favor que le están haciendo a sus parientes para que recapaciten, preserven su integridad moral y eviten a tiempo las consecuencias -cada vez más próximas- de estar vinculados a actos penalizados internacionalmente aun si están amparados por órdenes superiores o leyes nacionales.

Si tiene familiares que califican en esas categorías hoy no puedes ayudarlos con remesas desde EE. UU. Pero puedes ayudarlos a rectificar a tiempo. No sus ideas, – que están en su derecho de tener- sino su complicidad con acciones internacionalmente reconocidas como criminales. Luego será tarde.

Para más información consulte:

https://www.federalregister.gov/documents/2017/10/20/2017-22928/strengthening-the-policy-of-the-united-states-toward-cuba